INICIO

 

La Junta Directiva

 

Con el apoyo de personas interesadas en la historia de las exploracionesy la aviación, Karen Angel fundó el PROYECTO HISTÓRICO JIMMIE ANGEL (PHJA) (JAHP en sus siglas en inglés) en Estados Unidos de América en 1996, bajo el Número para Impuesto Federal 68-0372407. El PHJA está incorporado en el Estado de California como una organización 5019c0930 sin fines de lucro, como corporación de beneficio público para estimular la investigación y proveer información precisa acerca del aviador-explorador James “Jimmie” Crawford Angel (1899-1956), sus amigos, asociados y sus tiempos de exploración con énfasis en la exploración de Venezuela durante los años entre los 20s y los 40s del siglo
veinte.

 

falls

El venezolano Carlos A. Freeman tomó esta fotografía del Salto Angel desde el aeroplano de Jimmie Angel el 1ro de mayo de 1939. Esta y otra foto similar del Salto Angel son las primeras fotos publicadas del Salto Angel y aparecieron en el artículo “Exploración de la Gran Sabana,” Revista de Fomento, No. 19, Diciembre 1939.

 

El PHJA mantiene un archivo de fotografías, documentos y materiales publicados que puede ser compartido previa cita con periodistas, cineastas, curadores, maestros y estudiantes.

El PHJA trabaja en cooperación con individuos, organizaciones y agencias gubernamentales interesados en la preservación del aeroplano Flamingo de Jimmie Angel, el cual es un monumento nacional en Venezuela. Con la preservación apropiada El Río Caroní será conservado para que sea visto por futuras generaciones.

Karen Angel, fundadora del PROYECTO HISTÓRICO JIMMIE ANGEL (PHJA) y presidenta dela Junta Directiva del PHJA, es la hija del hermano menor de Jimmie Angel  Clyde Marshal Angel (1917-1997).

Karen comenta, “Cuando yo tenía unos 8 años, mi padre me regaló un presente envuelto en un bello papel de regalo.  Yo me desilusioné al percatarme que el papel envolvía a un álbum vacío. El me dijo que mi trabajo era colectar y mantener la historia de la familia Angel, especialmente la historia de su hermano mayor Jimmie Angel. A el le preocupaba que había muchas historias sobre su hermano que no eran ciertas y otras que no le parecían posibles. Yo debo haber desilusionado a mi padre al no haber aceptado la asignación encomendada al darme el álbum.

Cuarenta años después tuve el desea de viajar a Venezuela y ver el Salto Angel. Mientras estuve allí en 1994, conocí a muchos Venezolanos familiarizados con Jimmie Angel. Lo mas sorprendente era que casi todos a quienes conocí habían escuchado sobre el. En los Estados Unidos, yo había conocido muy pocas personas que conocieran su nombre o al Salto Angel.

Algunos Venezolanos habían escuchado sobre  sus exploraciones en la escuela, otros habían escuchado sobre el por historias contados por familiares y amigos. Algunos pensaban que todavía vivía en las selvas de Venezuela. El entusiasmo que encontré de parte de los Venezolanos acerca de Jimmie Angel y mi deseo de completar la petición de mi padre fueron los catalizadores de mi esfuerzo para juntar información precisa acerca de Jimmie Angel.”