GUSTAVO “CABUYA” HENY

 


heny

©Heny/JAHP with Enrique Lucca Collection.

Gustavo Heny con Kamaracotos Pemón, 1937. 



            

El venezolano Gustavo “Cabuya” Heny conoció a Jimmie y Marie Angel en Ciudad Bolívar en 1937. Debido a su altura y delgadez, Heny era conocido como “Cabuya”. Heny era un explorador y estaba adaptado a la vida de la selva. De acuerdo a su sobrina Carmen Dearden, el estaba intrigado más por la reputación de Angel como aviador-explorador y sus aventuras y expediciones, que por su búsqueda de oro. Jimmie Angel inmediatamente le tomó aprecio y le dio su confianza a Heny. Esta confianza fue mutua y Heny aceptó la invitación de Jimmie para asociarse en una expedición hasta el Auyántepui. Heny accedió a ser el líder de dicha expedición en caso que tuvieran que abandonar El Río Caroní sobre el Auyántepui.

El Amanecer del 9 de octubre de 1937

“Aclaró el día 9 de octubre de 1937 y todo estaba dispuesto. El despegue se efectuó sin tropiezos, a las 11 y 20 a.m., llegando a los 15 minutos a la meseta, la cual sobrevolaron por escasos minutos antes de proceder al aterrizaje, No podía ocultarse la emoción que embargaba a los osados presentes ante la gran incógnita de posarse sin dificultades en el Auyantepuy. Tan dispuesto iba Jimmy a efectuarlo, que una vez alineado el avión con la supuesta pista y de que el terreno lucía propicio, cortó motor, magnetos, y todos los switchs fueron pasados a off; la suerte estaba echada... El “Flamingo” dócilmente comenzó a rozar la superficie con sus tres ruedas -en posición perfecta de un aterrizaje de tres puntos- y dejando una huella con sus cauchos entre los mogoticos de hierba, pero cada vez más profundas a medida que decrecía la velocidad y las alas perdían su sustentación. Todos guardaban un elocuente silencio hasta que se oyó una voz. Era la de Gustavo Heny, quien desde el fondo de la cabina gritaba: Pull-out Jimmy... pull-out...

Coincidió la alerta con un pequeño salto del avión antes de caer en un terreno más blando aún, y esto trabó su tren delantero y con la inercia levantó la cola hundiéndose el morro hasta el eje del motor y quedando en esa posición, como si dijera:Auyantepuy, ante ti me rindo ...

Eran las 11 y 45 a.m.”

Gustavo Heny a Enrique Lucca Líneas, Abril 1970.

Al principio el aterrizaje parecía perfecto, pero las ruedas se hundieron entre la hierba y el barro frenando al avión abruptamente, rompiendo la manguera de combustible y hundiéndose el frente del avión en el barro. Dos días después, cuando quedó claro que no había oro y el El Río Caroní yacía sin esperanzas en el fangoso lugar de su aterrizaje, los miembros de la expedición comenzaron su larga caminata de once días por la gran meseta. Como habían planificado en caso que la parte aérea de la expedición en busca de oro fallara, Heny lideró a los Angel con la asistencia de Delgado desde la cima del Auyántepui hasta el campamento en el Valle de Kamarata en la base del Auyántepui.

Gustavo Heny mantuvo su amistad con Jimmie y Marie Angel. El acompano a Marie y a Jimmy y Rolan, los dos hijos de Jimmie, en el vuelo para esparcir las cenizas de Jimmie sobre el Salto Angel el 2 de julio de 1960. El murió en Caracas, Venezuela, e 19 de Octubre de 1982.

Para historias adicionales, referencias y bibliografía, por favor ver Trabajos de Investigación